Plasencia se impone en el derbi extremeño

Ya en la Copa de Extremadura disputada hace cuatro semanas se vio una diferencia importante entre Cintra Plasencia y Baloncesto Badajoz y, aunque el equipo pacense ha ido incorporando caras nuevas, sobre el parquet de La Bombonera se demostró que unos y otros lucharán por objetivos diferentes en una Liga EBA que echó a rodar este sábado. La lógica victoria placentina (76-58) no se consumó, sin embargo, sin mucho esfuerzo previo y una buena dosis de incertidumbre. Tras una primera parte de mucha igualdad, el poderío físico de Ugljesa Bogdanovic marcó las diferencias en el tercer cuarto.


El Baloncesto Badajoz cuajó unos primeros veinte minutos muy respetables, en los que se sobrepuso a una renta local de siete puntos (14-7). Una ventaja fraguada por el poder de intimidación de Bogdanovic, que obligó a los pacenses a salir al perímetro y a abusar de los lanzamientos exteriores. Cuando Porras decidía dar descanso al balcánico, los de Martín Ávalos se atrevían a pisar la pintura e, incluso, a tomar la ventaja en el marcador (16-20, en el minuto 12 tras un parcial de 0-11). Con Bogdanovic en el banco, el Badajoz llevó al límite las posesiones del Plasencia para no tirar de forma cómoda y la dirección de Sean Hill y la osadía de Valdez hicieron el resto para irse con ventaja al descanso (33-34).

En la segunda parte, Jesús Porras decidió que ya era hora de reservar a Bogdanovic, mucho menos con la cuarta de Mario Álvarez y el pinchazo en la espalda que sufrió Luis García que le llevó a vestuarios. La presencia del pívot fue imparable para Cores o Valdez. En siete minutos sobre cancha anotó ocho puntos y dejó al Badajoz en sólo dos. Cuando se retiró a descansar, ya con 48-36, el Badajoz se tomó un respiro para anotar nueve puntos en los tres minutos restantes (57-47).

En el último cuarto, la influencia de Bogdanovic siguió siendo decisiva, pero también la de Pablo Bayle y Javier Cardito, que dieron al Plasencia la intensidad necesaria para firmar una victoria cómoda que quedó plasmada en el 76-58 final, con dos vuelos finales de Sergio Iglesias que significaron las acciones más espectaculares de los cuarenta minutos.

Fuente:EstadioNorte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.