Enrique Soler gana con buenas sensaciones a Peñarroya

Segunda victoria de la temporada para el conjunto de Ana Mónica Rodríguez y segunda en el Pezzi. El filial melillense tiene claro que para dar un salto respecto al año pasado deben hacer como su equipo principal hace unas temporadas y hacer de su casa un lugar muy difícil de asaltar. De momento, un dos de dos acompañado de buenas sensaciones. Con Chapzelas demostrando ser uno de los grandes dominadores de la zona en el grupo D-A. Con Stumer esta vez con menos valoración que otros días, pero volviendo a ser decisivo (15p y 7r) y un Wasin El Otmani al que le está sentando genial la vuelta a la EBA tras jugar el año pasado al completo en el equipo de Plata.

En Peñarroya falló el tiro exterior. Los de Orozco no lograron inspiración desde más allá del 6’75, con uno de sus grandes especialistas como es Luis Rodríguez con una hoja de 1 de 11 en el t3. Si hicieron daño Marcos Espinosa y un Gonzalo Orozco que lleva un par de partidos a muy buen nivel. Pero de nuevo le faltó ese algo al equipo de Orozco para llevarse el partido. Junto con Andújar, comparten farolillo rojo sin saber aun lo que es ganar.




Enrique Soler se llevó el partido con una ventaja que cimentó sobre todo en el primer cuarto, el más desequilibrado de los cuatro. Una auténtica oda al juego ofensivo en el que los locales salieron bastante beneficiados. No obstante ambos equipos estuvieron muy igualados durante gran parte del periodo, con ventaja incluso de los visitantes tras los primeros cinco minutos (18-20).

Pero tras estos minutos, Peñarroya empezó a quedarse sin fuelle en ataque, mientras que los melillenses seguían haciendo daño con hombres como Curbelo o Stumer. El 34-24 reflejaba que los visitantes tenían mucho trabajo por delante en defensa si querían llevarse el partido.




Pero lo que llegó en los primeros minutos del segundo cuarto fue otra nueva ofensiva de los locales, que en dos minutos amenazaron con romper el partido (41-24). La gran renta de la que gozaron los locales se mantenía y no tenía pinta que Peñarroya pudiese intimidar al sólido equipo melillense (48-30 min17). Pero un gran Espinosa, acompañado de José Varo, permitieron rebajar las distancias y dejar vivo el encuentro para la segunda parte, 51-39.

La reacción no tuvo continuidad debido al acierto exterior de los melillenses, que cada vez que Peñarroya se intentaba acercar, contestaban con acierto exterior que hacían que los de Rodríguez tuviesen el partido bajo el control, llegando tras cuatro minutos por primera vez la renta de veinte puntos (66-46).




Pero de nuevo reaccionaron los chicos de Orozco en los minutos finales y otra vez con Espinosa como hombre principal. El +12 para los locales con el que se cerró el tercer cuarto no parecía tanto viendo lo visto, 73-61.

En el último cuarto, el ritmo anotador se vino totalmente abajo. Los puntos dejaron de subir con continuidad, lo que venía de perlas a los locales, encantados con este guion para conservar su ventaja. No tuvo opción Peñarroya, y acabó el partido con el resultado de 88-78.
Foto: Twitter CAM Enrique Soler

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *