La temporada de los pívots

Desde hace un tiempo se ha instalado en el debate baloncestístico la figura del pívot. Desde los niveles más altos de este deporte han llegado conceptos como el ¨small ball¨, es decir, el juego sin un cinco puro o también se habla sobre la necesidad que el 5 también tenga capacidad ya no solo de abrir la pista, sino también de ser una amenaza exterior.

Es evidente que se puede hablar largo y tendido sobre la evolución que se está produciendo en el baloncesto sobre un perfil de jugador tradicionalmente decisivo en el juego. Lo que no es objeto de debate, es que en el grupo D son los dominadores de la competición.

Observando la carrera por ser el jugador mejor valorado de la temporada, en el grupo D-A los tres mejor valorados hasta la fecha son pívots. En el grupo D-B, solo Tsoumanis rompe la tendencia.

En el grupo D-A, el jugador mejor valorado hasta la fecha es el canadiense Evan Pellerin. Cumpliendo su tercera temporada en Benahavís, está realizando su mejor fase regular hasta la fecha, llegando hasta los 22,8 de valoración. Le sigue de muy cerca el sevillano Javier González, pívot de Enrique Soler que además ha jugado tres partidos con el equipo de Plata. González está en 22 de valoración y además es de resaltar que en las últimas temporadas ha desarrollado un aceptable tiro exterior, lanzando más de 66 triples la temporada pasada en 14 partidos (27,3% de acierto) y este año lleva ya 62 lanzados en 12 partidos (30,2%).




Cándido Matoso, de Unión Linense cierra el big3 del grupo D-A promediando 21,2 de valoración en su temporada de vuelta al club de La Línea de la Concepción tras jugar el año pasado en Cornejeros. Es su segunda mejor temporada de siempre, solo superada por la 19/20 también con ULB.

En el otro grupo domina actualmente el pívot serbio de Baublock Gymnástica Dejan Ilincic. Gran culpa de que los portuenses estén fuera de los puestos de peligro lo tienen sus 30,5 de valoración, récord absoluto de toda la categoría. Un pívot que no es un tirador (apenas 9 lanzamientos desde el 6’75 en 12 partidos) si bien es evidente que no es impedimento para ejercer su dominio. Tras él, el único jugador que no es pívot dentro del top3 de cada subgrupo, Andreas Tsoumanis quien por cierto, con sus 28 de valoración tiene la segunda valoración global de la liga EBA. Entre ellos andará el MVP del grupoD y de la liga EBA.

El top3 lo cierra un jugador que ya no está en la liga, pero que con sus 12 partidos jugados merecía entrar en el artículo. Se trata del canario Javier Valeiras, quien antes de salir rumbo a Islandia promediaba 21 de valoración. Un jugador que si se asemeja más al nuevo concepto de pívot, con capacidad de abrir pista y tirar desde fuera (52 triples lanzados en 12 partidos, con 25% de acierto).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.