Sagrado Corazón vence a Ciudad de Huelva para asaltar el liderato

Si no fue el mejor partido de la temporada, faltó muy poco. Se enfrentaban los dos mejores equipos del grupo D-B en el Andrés Estrada y el duelo dejó claro el por qué de su situación en la tabla clasificatoria. Especialmente se reflejó el tremendo estado de forma de Sagrado Corazón, que fue por dominador del electrónico durante todo el partido excepto el 2-0. Pero Ciudad de Huelva tiró de coraje para estar muy cerca de culminar una remontada que no llegó.

En el primer cuarto Sagrado Corazón fue mucho mejor gracias a un gran inicio sobre todo defensivo. No veían el aro los chicos de Vadillo y de la mano de un inspirado Belemene, Sagrado Corazón iba abriendo distancia con el paso de los minutos (2-12 min5). Entre Fran Cárdenas y Pape Sow despertaron al conjunto local en la parcela ofensiva, aunque no lograban para el ataque cacereño, de manera que acababa el primer cuarto con los visitantes con un marcador muy favorable, 14-22.

Trabado segundo cuarto, con intercambios de canastas pero ahora Ciudad de Huelva si lograba que su defensa fuese efectiva, de manera que ahora los puntos de Cárdenas y Postigo sí servían para recortar distancias y meter al Estrada en el partido (23-27 min14), obligando a Márquez a pedir tiempo muerto. No cambiaba la dinámica, con las defensas imponiéndose a los ataques, aunque la inercia parecía favorable a un conjunto local que llegó a ponerse a solo un punto a tres para el descanso tras dos t1 de Víctor Pérez (27-28). Sin embargo, Sagrado Corazón lograría en los últimos minutos desde el tiro libre recuperar ventaja, e irse al descanso con ventaja de seis puntos, 29-35.

Comenzaba Ciudad de Huelva más metida en el tercer periodo. Hacían daño Pape Sow y David Hermes a los visitantes, volviendo a acercar a Ciudad de Huelva (35-37 min22). Pero justo cuando más apretaba el conjunto local, llegó la reacción de los jugadores top de Sagrado Corazón. Belemene, Fadika y Tsoumanis (no fue su día para lo que nos tiene acostumbrados) dieron un salto adelante en su juego para Sagrado Corazón recuperase la ventaja de dos cifras (35-47 min16). Intentó pararlo Vadillo con un tiempo muerto, pero los cacereños estaban muy enchufados y además, se sumó el acierto exterior de Mario Linde. El tercer cuarto terminaba con un 44-59 que podía ser definitivo. Pero ni mucho lo fue.




Ciudad de Huelva no dejó de creer en sus posibilidades y con una excelente presión a todo campo complicó muchísimo el juego cacereño. Todo ello pese a que a cinco del final la desventaja era de quince puntos (52-67), pero a raíz de la salida por faltas de Belemene Ciudad de Huelva empujó hasta llegar al final con opciones. Al último minuto se entró con 65-71 para Sagrado Corazón y anotaba Postigo para poner a su equipo a cuatro. Recibió falta en el siguiente ataque Tsoumanis, que erró uno de los dos, de manera que la distancia era de cinco. Y a partir de ahí, locura. Pape Sow lograba un 2+1 que hacía rugir a la grada. Fallaba su tiro adicional pero los onubenses lograban hacerse con el balón, teniendo la opción de tirar para forzar la prórroga. Se la jugó Fran Cárdenas, pero su tiro hizo la corbata.

Lo que ocurrió después, ensombreció lo que fue un gran partido, una trifulca entre ambos equipos que comenzó cuando aparentemente el técnico visitante se dirigió hacia Víctor Pérez justo al terminar el partido.  Se formó una tangana que por suerte, no fue a mayores. Una pena tener que hablar sobre esto cuando fue un autentico partidazo.

Pape Sow y Belemene fueron los mejores en sus equipos.

Ficha técnica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.