Meritorio triunfo de Enrique Soler en Los Guindos

Crónica: web Enrique Soler

Intenso partido el vivido entre Unicaja y el Melilla Sport Capital Enrique Soler en Los Guindos en la tarde del sábado 19 de marzo en la que fue la penúltima jornada de liga para los colegiales en la presente temporada.

Con los deberes hechos, pero con ganas de más, llegaban los colegiales a la penúltima jornada de fase regular para disputar un partidazo ante Unicaja, un equipazo lleno de jóvenes talentos que están firmando una temporada casi perfecta.

Con el balón al aire arrancaba un encuentro caracterizado por un ritmo continuo de anotaciones, intercambios de canastas donde ninguno de los dos equipos fallaba (12 a 12 en el minuto 5), manteniéndose la igualdad durante todo el primer cuarto, el cual finalizaría empate a 21 con un baloncesto bonito y trabajado por parte de ambos equipos.

El segundo acto comenzó como acabó el primero: máxima igualdad en el juego, intercambios de canastas hasta subir el 26 a 26 pasados 1:40 de juego, momento en el que el Enrique Soler se encomendó a la defensa para, tras un 0 a 4 obligar a Herrera a pedir minuto. Pero no sirvió el tiempo muerto solicitado por el técnico cajista ya que, otro 0 a 6 con un triple de Terrón y otro de Javi González ampliarían diferencias ( 10 para los colegiales) con el que se llegaba al meridiano de este segundo cuarto.
Pero Unicaja está demostrando por qué está 2º en la clasificación y, con un 5 a 0 obligaba a Ana Mónica Rodríguez a parar el choque a falta de 4:23 para el descanso. Sus pupilos respondieron apretando en defensa y creciendo en el ataque para devolver esos 10 puntos de ventaja tras un tanteo de cuarto de 18 a 28.

Tras el paso por vestuario y con 39 a 49, saltaban ambos equipos, pero el Enrique Soler con una marcha más que Unicaja que veía como su rival endosaba un 0 a 5 de salida para subir un 41 a 54 en el primer minuto de juego. Nuevamente, los pupilos de Herrera se metían en el partido y recortaban hasta el 47 a 54, teniendo Rodríguez que parar el encuentro con algo más de seis minutos de cuarto por delante. Y volvieron a responder sus jugadores que, con buenas defensas y rápidas jugadas de contraataque, volvían a sacar la diferencia trabajada durante la primera parte, siendo el conjunto local quien parase el partido con 49 a 60 a falta de 3:25 para cumplirse la media hora de partido.
Pero el Enrique Soler se mantuvo en su nivel de partido, no dejando a Unicaja recortar distancias, cerrando el tercer cuarto 57 a 68 tras un tanteo de 18 a 19 con un “terronazo” a pocos segundos del final.

Nada estaba decidido a pesar de esos 11 puntos de ventaja a falta de 10 minutos. Y así lo hizo ver Unicaja: con un 4 a 0 de salida cortados con dos tiros libres de Olle Stümer, llegaba otro 3 a 0 que ajustaba el electrónico hasta el 66 a 70 y obligaba a la técnico colegial a parar el partido con algo más de seis minutos por delante.
Se reanudaba el juego y otros 2 tiros libres de Stümer y una acción de dos puntos culminada por Terrón, pondrían el 66 a 74. Pero Unicaja no es de tirar la toalla, se encomendó a la defensa y lograba frenar las embestidas de los melillenses, dándole la vuelta al partido (77 a 74 a falta de 2:05 para el final).

Con Los Guindos a rebosar de seguidores del mundo de la canasta, el Enrique Soler recibía el empuje de la afición colegial que se desplazó hasta Málaga donde, familiares, amigos y simpatizantes del conjunto melillense, apretaban en cada defensa y aplaudían cada ataque.
Y así fue como los del Enrique Soler, donde la experiencia fue determinante en un intenso final de partido como este, daba de nuevo la vuelta al marcador tras un 0 a 5 (dos tiros libres y un triple de Javi González), parando el encuentro Herrera para intentar volver a darle la vuelta al marcador y llevarse el partido a falta de 1:17 para el final.
Pero el conjunto visitante supo frenar el ataque local y, con dos tiros libres más de Bruno Fernando ampliaban diferencias (77 a 81) antes que el mejor de los de ayer de los cajistas (Luque), anotara para los suyos dos puntos más.
Quedaba poco tiempo para el final y la única opción era ir haciendo faltas a los jugadores melillenses para tener más opciones. Pero entre Sergio Curbelo, Dani Terrón y Olle Stümer (3, 2 y 2 tiros libres anotados respectivamente), quedaba sentenciado el encuentro 82 a 88 en un auténtico partidazo donde, todos y cada uno de los jugadores del Enrique Soler, hicieron un gran trabajo tanto atrás como adelante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.